Clarividentes

Vidente y Médium sin Cartas ni Preguntas

tarotistas de verdad
Las artes adivinatorias han existido en nuestra Humanidad desde la noche de los Tiempos y siempre hemos querido saber el futuro.

Para acceder a ello se recurre a una buena vidente y médium sin cartas y sin preguntas para tener la seguridad de que nos va a acertar en todo lo que nos diga mediante la videncia sin depender del tarot.

Una de las mejores profesionales en este terreno es Amalia Marín que reúne en ella ambas cualidades y que garantizan una predicción que de forma exacta y perfecta te dice todo cuanto debe acontecer en un tiempo relativamente cercano en su vida.

No te va a atosigar a preguntar para sonsacarte ningún dato y va a ser esta médium quien te hable y te vaya contando todo lo que quieres saber sobre tu futuro de una forma clara y sencilla.

El clarividente suele tener un don de nacimiento, suelen ser personas especialmente sensibles que conectan con otras realidades más allá de donde podemos pensar o creer.

Mientras el ser humano normal no posee ninguna característica especial a destacar, en cuanto a poder sobrenatural, estas personas tienen algo más.

Tienen percepciones, ven cosas, ven escenas, lugares, que pueden estar relacionadas con la persona que hace la consulta hasta una situación general.

El vidente de nacimiento puede predecir el futuro, puede ver imágenes que van más allá de lo que todos pueden ver por qué se trata de un tiempo venidero, de aquello que sólo ese mismo tiempo puede resolver.

Alguien que realmente tenga ese sexto sentido y se pueda considerar médium sin cartas es quien de verdad te va a aclarar todo cuanto te va a suceder y todo ello lo hará sin necesidad de estar preguntándote todo el tiempo de la consulta.

Amalia Marín, Vidente sin Preguntas

Clarividentes

Distinguir a una vidente y médium verdadera de aquella que sólo es una charlatana es relativamente fácil. Basta con comprobar si la consulta la podría hacer sin cartas y si además no te pregunta demasiado.

Por ejemplo, Amalia no suele usar las cartas del tarot porque no las necesita para hablarte sobre tu futuro. En ocasiones las tiene a su lado por si no termina de canalizar energéticamente con la consultante, pero sucede pocas veces.

Por qué se trata de un servicio de videncia extraordinario allá donde la persona puede decirle al consultante todo tipo de situaciones por las que atraviesa en su vida y donde, cuando menos, va a poder saber si lo que piensa ya es acertado o si, por el contrario se equivoca.

Una Médium no sólo habla con los Muertos

La idea que una médium sólo sirve para contactar con los muertos o seres que ya se fueron a una vida mejor es equivocada y no tiene por qué ser necesariamente así.

Es cierto que contactan con seres o tienen a algunos que la ayudan en sus predicciones de futuro pero no estos no tienen por qué ser personas fallecidas.

Lo importante para ti no es buscarle explicación a este fenómeno sino el saber que hay médiums sin cartas que te pueden ayudar y decirte tu porvenir.

La consulta con un vidente que además sea un médium sin preguntas es la mejor opción a la hora de aclarar que ocurrirá con nuestro futuro, tanto si es a nivel general o queremos que nos responda sobre un tema concreto.

Uno de verdad no a recurrir a a prácticas oscuras dentro de las artes adivinatorias y por ello el vidente sin gabinete es realmente el único que puede crear ese campo de visión único que tiene como escenario el futuro.

Videncia sin Cartas realizada por una Médium sin Preguntas

Hay quienes dicen realizar consultas de videncia única y exclusivamente guiándose por el significado de las cartas del tarot. Estas serán buenas tarotistas, pero eso no es ser vidente y médium.

Usando las cartas como único método de adivinación no va a tener más remedio que hacerte preguntas porque el tarot por sí solo no te da datos concretos, ni fechas exactas, ni te da con exactitud como se desarrollarán los acontecimientos.

También debe ser vidente de nacimiento la persona que tenga el don, el poder de comunicarse con los fallecidos, con los difuntos, que pueda percibir el mensaje y transmitírselo a quién corresponda allá donde sabe lo increíble que puede resultar.

Son seres que tienen la facultad de ver y hablar con los muertos y, muchas veces, estos pueden decirnos que hay en torno a la vida de un amigo o familiar, situaciones complejas de las que avisan y pueden servir de orientación.

Pero todo ello, en ambos casos, naturales sin gabinete, sin engañar a nadie pues tienen una capacidad tan grande que no necesitan las cartas como apoyo siquiera, sólo ellos, el teléfono, tú al otro lado y la predicción por medio.

Además, una predicción donde todos los tiempos están presentes: pasado, presente y futuro.

Del pasado nos hablan y nos convencen por qué hay partes que sólo conocemos nosotros y nadie más, pero todo ello sin preguntas.

Del presente por ser lo que se vive en la actualidad y que es, precisamente, lo que impulsa a llamar a un teléfono donde nos atenderá una vidente y médium sin cartas.

Todo ello sin la necesidad de tener a mano las cartas del tarot, que son un sistema muy recomendable y eficaz pero que si alguien con el pretendido don de la videncia o la mediumnidad dice que lo es y luego únicamente se apoya en los naipes es que es tarotista o cartomante

Por ello el médium y vidente sin cartas ni preguntas usará su clarividencia y la capacidad de presentir el futuro para responderte a todo lo que quieras saber sobre tu destino.